INGREDIENTES:

  • 260 g. de harina
  • 1/2 cdita. de sal fina
  • 170 g. de manteca
  • 220 g. de azúcar moreno
  • 100 g. de azúcar blanco
  • 1 cdita. de extracto de vainilla
  • 1 huevo
  • 1 yema de huevo
  • 300 g de pepitas de chocolate negro semi-amargo

PREPARACIÓN:

  1. En un bol, mezclá la manteca, el azúcar moreno y el azúcar blanco.
  2. Añadí el extracto de vainilla, el huevo, la yema y volvé a mezclar.
  3. Tamizá de manera conjunta el harina, la sal  y sumala a la preparación para volver a mezclar.
  4. Incorporá las pepitas de chocolate con una cuchara.
  5. Dejá esta mezcla en la heladera durante 20 minutos. Aprovechá este tiempo para precalentar el horno a 170ºC.
  6. Una vez que la pasta este fría (o al menos fresca), hacé pequeñas bolas sin aplastar, ayudandote de una cucharita de café. Ponelas sobre placas para hornear de manera que haya espacio entre ellas para que no se peguen.
  7. Cocinalas durante 15 minutos, comprobando regularmente que todo va bien. El tiempo varía mucho en función del horno y el tamaño de las galletas.
  8. Las galletas están listas cuando están doradas, pero deben estar aún blanditas cuando las toques con un dedo o un palillo. Una vez cocinadas sacalas del horno y dejalas reposar algunos minutos, ya que todavía están muy blanditas para moverlas.