INGREDIENTES

  • 300 g de harina 0000
  • 100 g de manteca
  • 100 ml de agua
  • Sal
  • 50 g de almidón de maíz
  • 150 g de dulce de membrillo
  • Aceite de girasol para freír
  • 200 g de azúcar

PREPARACIÓN

  1. Formar una masa con la harina, 75 g de manteca, el agua y la sal. Dejarla descansar 5 minutos y estirarla hasta obtener 1 cm de espesor.
  2. Untar la masa con parte de la manteca restante, a temperatura ambiente, y espolvorear ligeramente con almidón de maíz. Doblarla por la mitad.
  3. Untar nuevamente con la manteca restante y doblar en cuatro. Dejar descansar durante 20 minutos y estirar con palo de amasar hasta lograr un espesor de 3 mm. Luego cortar en cuadrados de 6 cm de lado. Cortar el dulce de membrillo en cubos chicos y repartirlos sobre la mitad de los cuadrados.
  4. Humedecer los bordes y apilar los cuadrados de masa restantes encima, alternando la orientación de las puntas para formar estrellas. Pellizcar los bordes entorno al membrillo para formar los pastelitos.
  5. Freír por tandas en aceite tibio al principio y caliente después, bañándolos permanentemente con una cuchara para que queden dorados en todos sus lados. Lo ideal es trabajar con dos ollas pequeñas, una con aceite a baja temperatura y otra con el aceite caliente. Se cocinan primero, por ejemplo, dos pastelitos en olla de temperatura baja, moviendo el aceite con una cuchara para que se laminen y luego se pasan con una espumadera al aceite caliente para que se terminen de freír.

PARA EL ALMÍBAR

Disponer el azúcar en una cacerola pequeña, tapar con agua. Preparar un almíbar a punto hilo fino y bañar con esto los pastelitos. Se pueden decorar con coco o granas de colores.